15
Dic
2013

Señalizarán la Comisaría Quinta de La Plata

Escrito por ambru el 14:24 15 comentarios
Categoria:

cria5ta.jpg El próximo lunes 16 de diciembre a las 17.30 horas, será señalizada la Comisaría 5ª de La Plata -Diagonal 74 entre 24 y 25- como ex centro clandestino de detención, tortura y maternidad clandestina durante el terrorismo de Estado.

En esta dependencia de la Policía de la Provincia de Buenos Aires, funcionó un centro clandestino de detención y torturas durante la última dictadura cívico-militar entre 1976 y 1983.

Esta seccional formo parte del “Circuito Camps”, tal como se conoce a la red de 29 centros ilegales de detención comandada por los ex generales Ramón Camps y Ovidio Pablo Ricchieri, que en su mayoría funcionaron en dependencias policiales del conurbano bonaerense y La Plata.

En ese marco, la Comisaria 5ª se vinculó fuertemente con la Brigada de Investigaciones de La Plata y el Destacamento de Arana. Se conoce hasta el momento que aquí permanecieron detenidas ilegalmente unas 200 personas, entre las cuales hubo niños y maternidad clandestina.

En diciembre de 2012, el Tribunal Oral Federal Nº 1 de La Plata condenó a 23 de los responsables por los crímenes cometidos en el “Circuito Camps” – 16 de ellos a prisión perpetua- e instó al Ejecutivo provincial para que desafecte el uso policial de esta comisaría y la destine a un espacio de memoria.

La señalización de los sitios de memoria expresa en el espacio publico el compromiso del Estado democrático de dar a conocer y condenar estos crímenes, impulsar el juzgamiento de sus responsables y hacer efectivo el reconocimiento a las víctimas.

12
Dic
2013

Pronunciamiento sobre la extorsión policial

Escrito por ambru el 20:21 7 comentarios
Categoria: Noticias

Desde la Asociación Miguel Bru, una entidad que lucha desde hace más de veinte años contra la violencia institucional y policial , consideramos que los hechos ocurridos en distintas provincias -que comenzaron con la “protesta” policial en Córdoba- constituyen una extorsión inaceptable, una más de las que sufrimos a diario los ciudadanos y ciudadanas por parte de las fuerzas de seguridad.

“Vamos por la ciudad que es nuestra” gritaron los policías cordobeses tras la resolución del conflicto después del acuerdo con el Gobierno (http://www.pagina12.com.ar/diario/ultimas/20-234973-2013-12-04.html ). No podemos dejar de advertir que estas diatribas no son un mero eufemismo, sino la más pura literalidad. Hace años denunciamos que la policía se maneja de maneras extorsivas, dejando zonas liberadas, gestionando redes delictivas asociadas al juego, al narcotráfico y a la trata de personas, haciendo caja a costa de comercios, trabajadores y trabajadoras, y reprimiendo a los sectores mas vulnerables de la sociedad. Esta misma policía participó activamente de las páginas más oscuras de nuestra historia, apoyando golpes de estado sanguinarios y genocidas, reprimiendo, torturando y desapareciendo a la par de los militares, en muchas comisarías que funcionaron como Centro Clandestinos de Detención. Inclusive, hasta podemos decir, que la policía no ha sido ajena a ninguno de los hechos delictivos mas resonantes de la democracia.

Consideramos entonces como ya hemos dicho en más de una oportunidad, que nuestro país merece y se debe un debate profundo sobre el problema estructural de las fuerzas de seguridad. Tenemos que aprovechar este momento para pensar en qué policía necesitamos y hablar con todas las letras de la reforma policial y judicial, una deuda pendiente de resolver.

Porque lejos de ser una excepción, los saqueos que se generaron en distintas provincias y que pudieron generarse aquí -si no se hubiera llegado a un buen puerto en la negociación del lunes 9- resultan la regla, en tanto que las zonas liberadas son la condición de posibilidad para que la sociedad ceda derechos,en pos de un poder cada vez mayor de los uniformados para combatir el delito, que como siempre -y en la asonada policial se advirtió de un modo descarnado- generan el problema y el escenario de miedo, y nos venden la solución.

Creemos justo todo reclamo social por acceso a un mejor salario o cualquier derecho no garantizado, pero sabemos que las fuerzas de seguridad tienen un carácter diferente al de otros trabajadores, y por tanto sus propias reglas internas. En este sentido un paro policial es inaceptable y constituye una extorsión, porque pone en riesgo la seguridad de la población.

No queremos dejar de destacar el papel de los medios de comunicación dominantes en el fogoneo constante con el claro objetivo de generar pánico social. Cuando paran otros trabajadores, los medios que responden a corporaciones de claro corte de derecha, cuestionan “las formas” de protesta, sin embargo en este caso no fue raro que hayan instaurado el planteo sobre “lo justo” o no del reclamo, sin cuestionar sus formas. Así, no podemos dejar de señalar el oportunismo de algunos sectores que aprovecharon la posibilidad de generar escenas de desestabilización en el marco del aniversario de los treinta años del retorno a la democracia.

Consideramos,una vez mas, que el poder judicial tiene un papel relevante, se deben investigar los hechos y determinar las eventuales responsabilidades en el caso de haberse “liberado” zonas que posibilitaron los saqueos, con la consecuente pérdida de vidas humanas. Desde siempre venimos reclamando y hoy más que nunca, que el poder judicial DEBE investigar profunda y seriamente al personal policial cuando es sospechado penalmente, para no generar actitudes cómplices que a la postre, puedan entenderse como una suerte de legitimación de un accionar antidemocrático.

Por último también queremos decir que estamos seguros que la fecha elegida para generar este escenario de miedo no es casual. Muchos años de lucha y sacrificio de parte del pueblo permitieron consolidar esta democracia, creemos que las libertades conseguidas, fundamentalmente en esta última década, son un logro que debemos defender desde todas las instituciones.